viernes, 12 de diciembre de 2014

A 30 años del triunfo de Chela

1984    Festival Una Gaita para el Zulia

Portada del LP del incomparable festival




Participaron 10 composiciones que hoy son patrimonio de la zulianidad. Gaiteros de Pillopo obtuvo el favor del jurado y del pueblo. Entérese cómo hizo Chela para que Astolfo brillara más que el sol sobre MaracaiboDescarga el disco si te interesa.

Por: Ernesto J. Navarro 
Este texto apareció publicado en el Diario Panorama
el 18 de Noviembre de 2014 

Cuando Neyla Moronta y Juan Carlos Mor Fuentes dijeron en televisión que “El mercado de los buchones” era la gaita ganadora del primer festival Industrias Pampero: “Una Gaita para el Zulia”, Chela Tremont pegó un grito tan fuerte, que sus vecinos en Puerto Nuevo (Lagunillas) creyeron que algo le había pasado. Dejó el televisor encendido, las puertas abiertas, salió al patio a celebrar “suvictoria y bailó sola de alegría en medios de los coquillos que adornaban el jardín.

Tenía razones para estar eufórica. Ella pasó varios meses de ese año 1984, recortando de Panorama los cupones con los cuales la gente del común podía votar por las gaitas participantes, pero ella en particular se convirtió -por voluntad propia- en una especie de jefa de campaña de Astolfo Romero.

Cada uno de sus vecinos -en al menos 10 cuadras a la redonda- recibió la visita de Chela, escuchó la gaita y pacientemente aceptaron que ella los sermoneara con cada atributo de esa composición. Luego, hacía que firmaran los cupones que ya tenían marcado el check list en la composición que presentó Gaiteros de Pillopo.

Chela, tenía como un radar que le indicaba la hora en la que las radios promocionaban esa gaita y subía todo el volumen del equipo de sonido. Los vecinos que ya le habían entregado su voto y que ella depositaba religiosamente en los buzones, hacían lo mismo y con ello las melodías se amplificaban y así, la voz de Astolfo pasaba de calles a esquinas en aquel campamento petrolero.

Esa noche, las presentaciones en el Círculo Militar de Maracaibo, eran el punto culminante de un festival donde, al decir de León Magno Montiel, indiscutible cultor gaitero, “participaron los mejores compositores y las mejores agrupaciones del momento”. 

El festival 
Mediaba la década de los 80’s y las programaciones de las radios venezolanas estaban inundadas por una guerra comercial entre la salsa erótica y el merengue, la música pop y la changa. El Zulia, que siempre ha tenido profundos debates sobre la cantidad de gaitas que suena en las radios, no escapó al fenómeno.

El festival propuesto por Pampero logró, recuerda León Magno, despertar el interés por la gaita. “La gaita estaba en descansando en aguas mansas en los ochentas. Como dicen en términos deportivos, estaba en un slump”.

Así le dieron la tarea de dirigir la ambiciosa iniciativa a un músico respetado en todos los ámbitos: Miguel Delgado Estévez, descrito por Magno como “un gran guitarrista y un excelente cronista musical, que le imprimió mucho rigor al trabajo de las agrupaciones participantes”.

Si pudiera simplificarse la experiencia valdría enumerar tres elementos vitales para la trascendencia de Una Gaita para el Zulia: el director, los recursos disponibles y las bases del concurso que exigieron a los compositores temas “en homenaje al Zulia. Que las gaitas exaltaran las grandezas y potencialidades de la región”, agrega León. 


La promoción 
A más de 600 kilómetros de Maracaibo, Daniel Liendo, un periodista caraqueño y gaitero de corazón quien por más de dos décadas ha sostenido el programa de radio Súper diciembre dedicado a la gaita zuliana, veía con expectación la pantalla del canal dos.

Las gaitas no fueron promocionadas en Caracas lo mismo que en el Zulia, por lo que cada una de las 10 intervenciones resultaron una “alegre sorpresa”, para él. Daniel desconocía, por ejemplo, la campaña que Chela desencadenó en Lagunillas, o cómo la gente en las calles enarbolaba sus favoritismos gracias a la promoción que las emisoras hicieron de las composiciones participantes.

Sin duda, estaban allí juntos los más emblemáticos grupos gaiteros: Gaiteros de Pillopo con      Astolfo Romero; Alegres Gaiteros de Nelson Romero; El Barrio Obrero de Cabimas; Los Cardenales del Éxito; Las Estrellas del Zulia con Jack Pérez; El Gran Coquivacoa en el gran momento de Neguito Borjas; Grupo Candela; La Universidad Todos Estrellas con Chavín y Ricardo Cepeda; Fernando Rincón; y Santa Anita.

30 años después de aquella transmisión televisiva, Daniel Liendo entrevistaría en su programa a Tito Delgado -quien junto a Carmencita Silva del Barrio Obrero de Cabimas- interpretaron Dispersos de orgullo zuliano, una gaita de Edmundo González Barrios.

Tito atesora un recuerdo invaluable de ese 1984: “Es uno de los festivales más hermosos que se ha hecho para el impulso de la gaita zuliana. El evento permitió la promoción de grupos, temas y compositores”.

“Se otorgaron horas específicas para que las radios colocaran las gaitas participantes y así el pueblo zuliano pudiera, no sólo conocerlas, sino disfrutarlas”, agrega Tito sin saber que por esos días, Chela Tremont era una de las que más aprovechó esos espacios radiales para hacer su gesta.

El festival se extendió hasta el año 90. Pero como diría Daniel en su programa, “el primero es el primero”. 

Trascendencia 
Dentro de la gaita se da con frecuencia, opina León Magno, que algunos temas suenan, suenan y no quedan, luego la historia los borra, responden a un impulso promocional del momento pero luego pasan.

Las diez gaitas finalistas de ese primer festival Una Gaita para el Zulia rápidamente se abrieron paso en la memoria musical del colectivo zuliano.

“Eso demuestra la calidad que tuvo ese gran festival. Se trata de temas que tienen bellas letras, bellas melodías y fueron muy bien interpretados. Sin mezquindades hay que decir, que el Festival Pampero ha sido uno de los grandes aportes que ha tenido la gaita zuliana”, explica Magno.

Y dijo más: “Yo creo que de todos los festivales que se han hecho de la gaita, y hablo de todos, el más trascendente, el más relevante ha sido el festival Una Gaita Para el Zulia. 

Nuevas generaciones 
El mundo de la gaita lamentó cuando la familia Tamayo, dueños de la marca Pampero, vendió esa empresa a un consorcio británico que, evidentemente, no tenía interés en mantener el concurso. Sin embargo, el aporte a la música queda como patrimonio del Zulia.

“Creo que llegó el momento de reeditarlos. Sería un legado importante para los nuevos seguidores de la gaita. Esas producciones se hicieron en vinil y jamás se reeditaron. Habría que hacer una edición con una buena revisión histórica y presentárselos, una vez más, al pueblo zuliano”, propone León Magno Montiel como estrategia para traer al presente la pasión que movió el corazón de Chela. 

------
Participaron:


Gaiteros de Pillopo          - El mercado de los buchones de Astolfo Romero
Alegres Gaiteros              - La zulianita de Javier Muñoz 
Barrio Obrero                  - Dispersos de orgullo zuliano de Edmundo González Barrios
Cardenales del Éxito       - Mi jardín florido de Eurípides Romero
Estrellas del Zulia            - Como no voy a cantarte de José Marrero y Jack Pérez
Gran Coquivacoa            - Calles viejas de Abdénago “Neguito” Borjas
Grupo Candela                - Remembranza de Heberto Pedraja
La Universidad 
Todos Estrellas                 - La gaita que yo te canto de Luis Oquendo Delgado
Fernando Rincón            - Una gaita para el Zulia de William Atencio
Santa Anita                      - Nuestra identidad de Hermes Segundo Chacín

------

Si quieredes descargar el LP completo del 1er Fesativa Una Gaita Para el Zulia, PULSE AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario